Cáritas Gandia atendió en 2013 a un 15% más de población que el año anterior

DSC07131

La entidad detecta un aumento de la pobreza y apuesta por la promoción de la persona a través de sus programas

El presidente de Cáritas Interparroquial de Gandia, el Arcipreste Rafael Sala, y el director, Eduardo Mahiques, presentaron ayer la memoria anual de 2013 y la campaña ‘Construimos espacios de esperanza’ con motivo del Día de la Caridad. El acto tuvo lugar en el Centro de Atención Integral Sant Francesc de Borja de Gandia.

Los representantes de la entidad destacaron un aumento de la pobreza severa y de la desigualdad en Gandia y señalaron que en 2013 creció el número de beneficiarios en Cáritas en casi un 15% respecto a 2012, pasando de 3.515 personas a 4.133.

Por programas, destaca el aumento de familias atendidas en el economato, que pasa de las 800 en 2012 a las 865 en 2013, es decir, un 7,5% más, lo que se traduce en un total de 3.460 beneficiarios, de los cuales el 62% son españoles. También se ha notado el aumento en el programa de calle, donde el número de personas atendidas se ha incrementado en un 20% (de 44 a 55 personas).

El director de Cáritas Gandia destacó la puesta en marcha de un nuevo programa, el de Refuerzo Escolar, que ha atendido a 17 menores, así como una nueva actividad en el Centro de Atención Integral, la de un huerto ecológico.

En el Centro de Atención Integral se atendieron en 2013 a 185 personas. En cuanto al programa de empleo, se atendió a 263 personas, de las cuales 87 realizaron cursos de formación y 58 encontraron trabajo.

Tanto Rafael Sala como Eduardo Mahiques destacaron la labor de Cáritas para poner freno a estas situaciones de vulnerabilidad a través de la formación, el acompañamiento, el asesoramiento sociolaboral, el refuerzo escolar (en el caso de los menores), las ayudas puntuales en necesidades básicas, la denuncia y sensibilización ciudadana, la promoción del voluntariado y la reivindicación de una mayor implicación de la Administración.

El presidente de Cáritas Gandia concluyó reivindicando la creación de “espacios de esperanza” con acciones como el cambio de los hábitos alimentarios evitando el desperdicio de alimentos; la defensa de los derechos de los más pobres y de una economía al servicio del ser humano, así como la promoción del desarrollo integral de los pobres y la cooperación para resolver las causas estructurales de la pobreza.

Esta entrada fue publicada en Memoria anual. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s