El padre Carlos Álvarez recuerda que el amor es el motor en la ayuda pastoral, en la segunda charla de Lunes Compartidos

El padre camilo Carlos Álvarez fue el encargado de la segunda sesión de formación de ‘Los Lunes Compartidos’ que tuvo lugar ayer en la sede de Cáritas Interparroquial de Gandia y que este año versa sobre la relación de ayuda.

En esta ocasión, el sacerdote centró la charla en las habilidades del acompañante en la ayuda pastoral y destacó el amor como elemento fundamental para ello: “El motor de un voluntario de Cáritas debe ser el amor”.

“Puedo donar miles de euros, pero si falta el amor, no sirve de nada; no hay que buscar un reconocimiento o aplauso, estamos aquí para amar”, detalló el conferenciante, que ayer reunió a alrededor de 40 personas en  Gandia.

Carlos Álvarez insistió en que el amor debe estar presente siempre: “Vivo el amor en la misa, pero muchas veces no vivo el amor en lo cotidiano, en la relación con el otro; la misa debe vivirse a lo largo de todo el día”.

“La persona que acude a Cáritas no está contenta por pedir, viene avergonzada, y tiene que encontrar amor, una buena acogida; las preocupaciones del voluntario deben quedar a un lado”, continuó Álvarez.

El sacerdote centró parte de su discurso en el ejemplo de Jesucristo en la ayuda pastoral: “Jesús no solo busca la salud y el bienestar físico, sino también el bienestar psicológico y el espiritual; es lo que llamamos la salud olística, la que engloba a todo el ser humano”.

Sobre ello añadió: “Jesús se acerca a los pobres y a los enfermos sin juzgar; quiere solucionar los problemas de raíz; no es un analgésico, es un salvador”. “El voluntario de Cáritas es el puente de Jesús y tiene un carisma especial que es eterno”, destacó el religioso.

Álvarez señaló también los posibles obstáculos en la ayuda pastoral: la tendencia a juzgar la impaciencia, la impulsividad, la excesiva pasividad o la tendencia a predicar. Por otra parte, destacó: “El pobre no tiene que ser el paño de lágrimas del voluntario; debo ir a él liberado”.

Por último, hizo referencia al Papa Francisco, quien afirmó que Cáritas no es una ONG de la beneficencia. “Hay que dignificar los recursos interiores de la persona; preguntar qué podemos hacer, que la solución a su problema salga de la persona, que se sienta implicada”.

Sobre ello, el conferenciante concluyó: “Hay que hacerle ver a la persona sus recursos propios. Sobre todo la gente pobre es la que genera recursos porque no depende de nadie”.

La próxima sesión de Los Lunes Compartidos será el 31 de marzo en la sede de Cáritas Interparroquial de Gandia.

Esta entrada fue publicada en Formación y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s